atmospheras

Tratamiento de humedades en Iglesia San Antonio Abad de Alcublas

La Iglesia Parroquial de San Antonio Abad de Alcublas data del siglo XIII, en su parte más antigua.

Inicialmente, se trataba de un edificio de pequeñas dimensiones. En el siglo XVII se construyó una zona adosada así como una nueva torre, ante la amenaza de ruina de la antigua.

Ya en el siglo pasado, el primer hito temporal destacable sucede en 1917, cuando la Iglesia sufre un aparatoso incendio que destruye parte de la techumbre, el retablo del altar mayor, el órgano, el coro y altares laterales.

Años más tarde, la torre del siglo XVII se desploma como consecuencia del daño estructural causado por el incendio mencionado. La torre actual se construye con posterioridad.

Así que a lo largo de su dilatada vida, el inmueble ha sufrido, hasta mediados de siglo pasado, diversas reconstrucciones parciales.

 

La intervención que nos ocupa no es estructural. La Iglesia se ha visto afectada progresivamente por la aparición de humedades. Se trata de humedades por capilaridad, procedentes del subsuelo; éstas avanzan por las zonas menos protegidas hasta hacerse evidentes.

En este caso, el suelo de la Iglesia se protegió hace algunos años con lámina de polietileno bajo el nuevo pavimento. Esta actuación limita la capilaridad en la superficie, pero el recorrido del agua, con el paso del tiempo, emerge por las zonas más debilitadas. En los encuentros entre el suelo y los muros/pilastras, se han ido intensificando progresivamente las evidencias de humedad.

Como parte principal de la solución, se han desnudado los muros/pilastras afectados, a fin de mejorar considerablemente su transpiración. Hasta el momento, el rejuntado de las piezas de mampostería-sillarejo era de mortero  de cemento. El cemento es un material que limita esta transpiración, empeorando notablemente los problemas de humedades generados.

El nuevo rejuntado de mortero bastardo, de cal y cemento, consigue el efecto opuesto: permite transpirar al muro y, a su vez, cumple con su función de base, el rejuntado. Las zonas resueltas con sillar/sillarejo de piedra, mayoritariamente procedente de la cantera de Alcublas, se han dejado vistas.

En cambio, sobre las zonas del muro/pilastra de ladrillo, se aporta un mortero especial para tratamiento de humedades en zócalos, weber.tec hydromur. No obstante, se ha dejado algún vestigio que da constancia del material con el que se ha ejecutado el inmueble.

En las zonas enlucidas y pintadas se utilizan pinturas al silicato a fin de potenciar, de nuevo, la transpiración de los elementos constructivos.

Estas son algunas de las imágenes  finales de  la intervención, a falta de la pintura final de los paramentos:

La actuación de referencia es una intervención sin pretensiones cuya principal finalidad ha sido mantener la Iglesia de San Antonio Abad, uno de los inmuebles de referencia y de especial arraigo de la población, en estado óptimo para el acogimiento de sus fieles y visitantes.

Nos leemos por estos lares…

Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
Leer entrada anterior
Final de obra de ampliación vivienda

Ya estamos viviendo el final de obra de ampliación de vivienda, donde hemos cuidado el mínimo detalle, con una dirección de...

Cerrar